ORIGEN DE DELITOS CONTRA MEDIOAMBIENTE Y PATRIMONIO CULTURAL

En Chile la Constitución Política en su artículo 4º asegura el derecho de las personas a vivir en un medio ambiente libre de contaminación. Este es el aliciente para que la Policía de Investigaciones imprima como su misión "Investigar aquellas acciones ilícitas que atenten contra el ecosistema, su diversidad biológica, y contra el patrimonio cultural de la nación, además de apoyar a todas las unidades operativas del país que participen en investigaciones de carácter ambiental y de patrimonio cultural, y elaborar estadísticas referidas a conductas ilícitas".

HISTORIA

El primer paso dado por la Policía de Investigaciones en esta dirección fue la formación del Departamento de Conductas Ilícitas en julio del año 1994, éste dependía del Instituto de Criminología y tenía por misión principal investigar las conductas ilícitas relacionadas con el Medio Ambiente y la Ecología.

Con el correr de los años, el éxito del departamento y la necesidad de evolucionar acorde a los delitos investigados, hacen necesaria la formación de la Brigada Investigadora de Delitos del Medio Ambiente (Bidema) el 24 de diciembre del año 2002, la cual se crea con la función de investigar los delitos que atenten contra el medio ambiente y el patrimonio cultural de nuestro país. Acorde a la especialización requerida por los delitos y a las necesidades regionales el año 2007, se suman a la unidad de la Región Metropolitana la Bidema de Puerto Aysén y el año 2009 la de Arica y Valdivia.

Las unidades policiales son ubicadas en sectores estratégicos con el propósito de dar respuesta y cobertura al país. Es en esta senda, que el año 2009 se crea la Sección Investigadora de Delitos Contra el Medio Ambiente y el Patrimonio Cultural, en Rapa Nui, la Isla de Pascua, con el fin de prevenir delitos en los monumentos patrimoniales y el medio ambiente de la isla.